Donde hay imaginación, hay sexo. Y viceversa. La creatividad sexual nos define como humanos. Nos alejamos de lo aburrido buscando nuevas sensaciones y experiencias. Así surgen las diferentes prácticas y posturas sexuales.

Algunas de estas son totalmente normales, en el sentido de que las practicamos todos alguna vez. Con suerte, muchas veces y con frecuencia. El sexo oral y la masturbación están entre las prácticas sexuales más comunes y también entre las más demandadas.

Pero seguimos dándole vueltas a la creatividad y al morbo, y enseguida le buscamos las vueltas a la paja o la felación. Buscamos maneras diferentes de practicarlas. Ahí están, por ejemplo, la paja cubana y la corbata francesa. ¿Sabes en qué consiste cada una de estas?

La cubana y la corbata francesa, viaje internacional en tu cama

Antes de continuar debemos señalar que, si llegas a este artículo desde fuera de España, quizá no reconozcas estos términos. En cada país se le da un nombre particular a cada práctica sexual. Sigue leyendo y comprenderás enseguida a qué nos referimos.

La cubana

paja cubanaLa paja «a la cubana» o simplemente cubana es un clásico en el imaginario del morbo. Seguro que sabes perfectamente qué es: masturbarse con los pechos de una mujer. Ella está echada en la cama y el hombre se coloca encima, con ella entre las piernas, o él puede estar de pie con ella de rodillas. Sea como sea, la chica atrapa el pene del hombre con sus pechos, para así masturbarlo con ellos.

Obviamente, para hacer una buena cubana interesa que ella sea voluptuosa y tenga buenos pechos, aunque con habilidad es posible hacerlo si son más pequeños. Siempre es conveniente usar algún tipo de lubricante para facilitar la cubana. El movimiento lo puede hacer él, ella o ambos, según la postura y lo que apetezca.

La corbata francesa

Este nombre quizá te suene algo menos, pero seguro que has fantaseado o practicado la corbata francesa incluso sin saber su nombre.

La corbata francesa es una cubana a la que se suma una felación (ya sabes, un «francés»). Con la corbata francesa entramos en un nivel superior de morbo. A lo caliente que es de por sí la cubana se suma el gustazo de la felación. Esta no será completa porque el pene no llegará por completo a la boca al estar muy entretenido entre los pechos, pero la chica sí puede recrearse y disfrutar chupando el primer tercio del miembro.

¿Con cuál te quedas?

Obviamente, no son prácticas excluyentes. Preferir una o la otra dependerá del morbo, de los gustos personales y, también, de la sensibilidad. Muchos caballeros prefieren la cubana por ser más relajada. No es físicamente tan estimulante como la corbata francesa y eso permite disfrutar más tiempo. Pero otros no pueden pasar sin el morbazo de la corbata francesa, que no solo es realmente placentera, sino que también es muy morbosa y estimulante para la vista. Una fantasía de muchos que puede hacerse realidad.

Y tú, ¿con cuál te quedas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *